PAUTAS PARA CONTARLE A UN NIÑO QUE UN FAMILIAR HA FALLECIDO

Cuando un ser querido fallece puede sumarse una dificultad al momento tan doloroso que podemos estar viviendo: contarle a nuestro hijo lo que ha sucedido. La forma en que lo hagamos será muy importante en el desarrollo de los acontecimientos posteriores en lo que se refiere a ese niño. Os damos algunas pautas que os orienten en este proceso:

Uno de los puntos más importante es contarte siempre la verdad. No hace falta entrar en detalles, basta con decirles que esta persona ha muerto y  no le volveremos a ver más.

La edad del niño determinará la forma en que se lo contemos, por lo que debemos adaptar el mensaje a su edad. No es hasta los 6 años cuando adquieren el concepto de muerte como algo irreversible, de ahí la importancia de decirle que no le volveremos a ver más. Podemos utilizar una mascota como ejemplo para explicarles el concepto de muerte o incluso utilizar algunos cuentos que están orientados a este fin.

Cuidado con la literalidad o las metáforas, especialmente cuando son pequeños. Debemos cuidar expresiones como  “está dormidito” o “ya descansa en paz”, ya que el niño puede mal interpretar esa frase y pensar que si él se va a dormir le puede pasar lo mismo.  Al igual con expresiones como “se murió por una enfermedad”, pues si no le aclaramos esta expresión puede generar una preocupación innecesaria a ponerse enfermo.

Tendemos a evitar llorar delante de ellos, sin embargo esto puede ser perjudicial, ya que nuestro hijo puede pensar que es un tema tabú y no quiera hablar de él. Por ello debemos normalizar las emociones, tanto las suyas como las nuestras, y ayudarle a manejar y gestionar su propia tristeza.

No es necesario dejar a los niños al margen de las ceremonias de despedida, si bien es preferible evitar el tanatorio, el niño si puede hacerle un dibujo o llevarle flores al cementerio, ya que le ayudará a despedirse de esta persona.

En cualquier caso, es normal que el niño requiera de un tiempo de duelo y éste va a variar de un niño a otro. Sin embargo en ocasiones puede complicarse y pueden aparecer dificultades para superar la pérdida. En estos casos os recomendamos acudir a un profesional que ayude a orientar al niño y a la familia en estos momentos. Algunos signos de alarma son: irritabilidad, sentimiento de culpa, problemas de alimentación, miedos, volverse a hacerse pis…

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies